Responsabilidad civil de un club hípico ante un caso de Rinoneumonitis

Por DiarioVeterinario

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) señala que la sospecha de rinoneumonía equina debe comunicarse por el centro hípico, el propietario y/o cuidador del caballo a los servicios veterinarios oficiales de la comunidad autónoma con la mayor brevedad posible. Asimismo, las autoridades competentes de las comunidades autónomas deberán informar de la sospecha a la Subdirección General de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad del MAPA.

Fernando Lluch y Andrés Santiago afirman que, “en relación a una posible responsabilidad civil de los clubes que han permitido la entrada de animales sin la supervisión veterinaria adecuada y sin las medidas de control obligatorias, habría que señalar que de conformidad con lo señalado en el artículo 1902 del Código Civil el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

Para que se pueda exigir al club este reproche culpabilístico, es necesario que el perjudicado acredite que existió negligencia o culpa in vigilando por parte del centro hípico que, pese a conocer de la existencia del brote de rinoneumonía equina, no adoptó las correspondientes medidas de seguridad establecidas en el protocolo de actuación publicado por el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación (MAPA)”, añaden los expertos.

Para la obtención de dicha prueba, así como para la valoración del daño objeto de la reclamación, “conviene contar con un buen informe pericial veterinario que tras realizar un trabajo de campo y una investigación exhaustiva de los hechos, acredite de manera indubitada cada uno de los incumplimientos y/o medidas se seguridad que se han omitido en el club donde se ha producido el foco de infección y la relación de causalidad con la muerte de algunos caballos u otros daños y perjuicios sufridos por el perjudicado como consecuencia de la infección”.