Un estudio pionero en Doma Clásica permite conocer el estado físico de los caballos de concurso durante la competición

La temporada de concurso de Doma Clásica 2021 será testigo de un estudio pionero que medirá los efectos de la competición y del entrenamiento sobre el estado físico y mental del caballo. Un equipo veterinario encabezado por Alicia Pradillo, Clara Ferreiro Rey y la preparadora física Anne Elise Thiolat, ponen en marcha esta investigación para
sensibilizar a los jinetes y amazonas sobre la necesidad de monitorizar y controlar el entrenamiento de los caballos en base a datos objetivos.


El estudio, que fue recientemente presentado durante el Clínic de Doma Clásica del jinete profesional Jose Antonio García Mena organizado por Equitare Concursos en el UCJC Sports Club, se llevará a cabo en 2021 a lo largo de un calendario que incluye nuevos clínics de Doma Clásica impartidos por destacados jinetes profesionales así como diferentes citas de CDN2* y CDN3* en RACE a partir de marzo.


Durante cada una de las pruebas de doma seleccionadas, se registrará la actividad cardiovascular y, con un sensor de movimiento, se analizará la locomoción del caballo a través de la elevación, simetría, cadencia y regularidad del aire. También se recogerán, mediante extracción de sangre, los niveles de lactato para determinar la intensidad del ejercicio realizado.


La iniciativa responde a la necesidad de dotar de base científica a la preparación física de los caballos, ya que mientras son usuales los avances científicos y tecnológicos en el ámbito del entrenamiento humano, los estudios y las técnicas de entrenamiento del caballo son todavía muy superficiales, empíricas y poco utilizadas. “El caballo no es una máquina. Es un atleta que, al igual que los deportistas humanos, tiene sus limitaciones y necesita un entrenamiento adaptado a sus capacidades para optimizar su rendimiento. Entender la respuesta metabólica del caballo durante el esfuerzo y conocer objetivamente sus cualidades físicas son datos imprescindibles para diseñar un entrenamiento correcto y respetuoso con la integridad física del caballo” asegura Alicia Pradillo.


La preparadora física equina Anne Elise Thiolat añade: “El atleta humano tiene a su alrededor todo un staff técnico cuyo trabajo es velar por el correcto desarrollo de sus cualidades físicas y psicológicas, con el fin de alcanzar el éxito deportivo. Para el caballo debe ser lo mismo. No se trata únicamente de mejorar los aspectos técnicos de las modalidades ecuestres, como el salto o los ejercicios de doma, si no de cuidar el buen desarrollo de los componentes esenciales de la condición física, como la fuerza, la resistencia o la velocidad. Son requisitos esenciales para un
rendimiento óptimo del caballo y su correcto desarrollo psíquico. El caballo es un atleta y su bienestar es un factor de éxito en competición. Quien no entienda esto, no conseguirá construir el binomio ganador”.


Clara Ferreiro Rey, veterinaria y juez de doma clásica comenta: “El proyecto Doma y mucho más medirá la evolución de la condición física de una muestra estimada de 35 caballos durante la próxima temporada de competición de doma que arranca su calendario de concursos en febrero. Los caballos de doma también son deportistas y aunque ha sido la disciplina olvidada dentro del rendimiento deportivo vamos a demostrar que es una disciplina exigente y los
caballos se emplean trabajando”.


“Bienestar animal y competición no está reñido” aseguran desde eQuomo, Asociación por el Bienestar equino que apoya el proyecto desde sus inicios. “El caballo es nuestro compañero de equipo. Es imprescindible encontrar un equilibrio entre sus necesidades y el trabajo para poder disfrutar de la competición y obtener buenos resultados. Es una noticia muy positiva que se pongan en marcha proyectos como Doma y mucho más, apreciar la buena acogida que tienen
dentro de la familia de la Doma Clásica y ver como muchos jinetes y amazonas son conscientes
de la importancia del bienestar de sus compañeros de binomio”