Tomamos un café con el jinete español Marc Amat, que sin duda tiene una amplia carrera profesional a sus espaldas tanto como jinete, entrenador y un gran ojo para la compra de caballos. Durante un buen rato hacemos un repaso a su carrera, a su futuro y a momentos que le han marcado durante estos años.

¿Cuál fue tu inicio profesional?

Empecé mi carrera profesional en casa de Carlos Torrell, donde estuve cuatro años, después de estar allí me ofrecieron un trabajo en Corea como primer jinete, allí estuve algo más de un año.

A la vuelta empecé a trabajar en la Yeguada Velasco es una etapa por la que siento un cariño especial y donde además tuve la suerte de montar muy buenos caballos españoles con los que obtuvimos varios éxitos y donde además tuve la oportunidad de conocer la Yeguada J.A.Varona y montar a Armas Zelindo.

Después me ofrecieron irme a Holanda a Stal Van Silfhout, Allí he estado un año, y ha sido una experiencia que ha marcado mucho mi carrera profesional y me ha llenado mucho en lo personal.

¿Cómo fue tu experiencia en Corea?

Fue muy emocionante, fui muy lejos, otro país y otra cultura. Tuve la suerte de trabajar con grandes caballos y eso me llevó a conocer y a moverme mucho fuera. Allí fue donde empecé a tener más contacto con Holanda, de la mano de mi amiga y socia Ellen Thijssen.

¿Cómo llegaste a parar a Holanda?

Fue todo muy casual, fui a probar un caballo a Stal van Silfhout y al bajarme me ofrecieron trabajar allí.

Me lo tuve que pensar un poco. En aquel momento estaba pasando muy buena temporada con los caballos que estaba montando aquí, acababa de volver de Sicab con Armas Zelindo, y estaba muy contento con ganas de seguir con los proyectos que tenía aquí. Pero la idea de trabajar con el seleccionador holandés Alex Van Silfhout, y ver día día grandes jinetes era algo que no podía dejar escapar.

¿Cómo fue tu etapa en Stal Van Silfhout? 

Muy buena. Poder trabajar al lado de un jinete olímpico como Diederik Van Silfhout, y escuchar a Alex fue muy enriquecedor.

Pude ver trabajar a jinetes como Hans Peter, Marlies Van Baalen, o ver entrenar a Nicole Werner, la entrenadora de Glock.

Monté caballos que me han marcado mucho como el famoso entero Fürst Jazz, o El Capone, ahora castrado. También monté varios caballos jóvenes y con mucha proyección de futuro, Como un hijo de Arlando o de Expression.

¿Competiste en Holanda?

Sí, pude competir con muy buenos caballos como El Capone e Il Divo. Cumplí una meta personal que era pasar la barrera del 70% en Holanda.

¿Cuál fue la razón de volver?

Siempre me trataron muy bien y desde el primer momento me sentí uno más, sentí que confiaban en mí. Para mí, volver a adaptarme a estar fuera fue difícil. En aquel momento tenía muchas cosas aquí que me hacían pensar en volver y varios proyectos que fueron saliendo. Por eso tomé la decisión de volver.

Pero a día de hoy mantengo con ellos una gran amistad y cariño, entendieron mis razones y seguimos en contacto tanto personal como profesionalmente. Les tengo un gran aprecio.

Con tus caballos, ¿cuál es tu manera de trabajar y tu filosofía?

Pienso que no puede haber una manera de trabajar a los caballos, cada uno es un mundo. Tienen diferentes capacidades y sus propias necesidades. Por eso me gusta adaptar mi filosofía a cada uno de ellos.

Siempre intento cumplir sus necesidades intento no excederme en lo que tienen talento natural para hacer y trabajar lo que más les cuesta, pero lo principal para mí es que disfruten del trabajo.

¿Cuáles son los caballos que más te han marcado?

He tenido mucha suerte y he podido montar a grandes caballos, pero sin duda el mas especial fue Hugo mi caballo, fue mi segunda venta después de mí yegua Gigi que se fue con Simon Pearce. Pero fue algo que me costó hacer, a día de hoy sigue dándome muchas alegrías desde Japón, donde acaba de convertirse en campeón de su categoría.

Después tuve mucha ilusión con Layanty una Yegua KWPN que compré mientras trabajaba en Holanda, era un lujo montarla, recientemente se ha ido a Suiza con sus nuevas propietarias.

Actualmente estoy muy ilusionado con varios caballos, algunos propios y otros de mis clientes, como son, dos caballos P.R.E. Un hijo de Vagabundo otro de Vetusto y dos centroeuropeos muy interesantes.

¿Tienes los ojos puestos en la competición?

Como este año 2020 ha sido un año muy difícil para todos, he querido aprovechar y no presionar a los caballos con la competición, ahora son todos muy jóvenes y he preferido centrarme en tener con ellos paciencia y una buena base.

Pero tengo muchas ganas de volver a competir y mucha fe en ellos.

¿Qué nuevos proyectos tienes para el 2021?

Espero poder seguir disfrutando de los caballos como hasta ahora. Estoy centrado en un proyecto que me ilusiona muchísimo, pero por el momento no puedo contar mucho más, espero que en primavera pueda convertir ese proyecto en una realidad.


Desde Horselife agradecer la amabilidad con la que nos ha tratado y desearle mucha suerte en todos sus nuevos proyectos.