El OPEN SPORTS CLUB es uno de los centros de referencia de nuestro país situado a escasos km de la ciudad condal donde se puede practicar salto y doma clásica.

El centro cuenta con tres pistas exteriores, dos picadores cubiertos, una noria y multitud de padocks. Además de eso tiene una de las escuelas de iniciación con más éxito y de donde han salido muy buenos jinetes que luego han competido en alto nivel.

Hoy nos hemos acercado hasta el club para hablar con una de las profesionales que está instalada con sus caballos de competición y clientes. Se trata de la amazona de doma clásica, Joana Vidal cuenta con una veintena caballos bajo su tutela.


Cuéntanos un poco tus inicios y por qué decidiste dedicar tu vida a los caballos

Un poco como todo el mundo. Empecé de pequeña asistiendo a clases semanales, y como a todo el que le gustan los caballos, una vez empiezas ya no puedes salir y cada vez quieres más y más, Estas clases fueron cada semana más frecuentes y acabé colaborando con algún jinete a cambio de formación. Lo que más o menos hemos hecho todos.

¿Cómo es que no empezamos a escuchar tu nombre hasta hace solo tres años?

Una vez decidí que me quería dedicar a esto opte por buscar la Meca de la Hípica y de la doma clásica. He estado ocho años en Alemania.

 Ahí me formé, me titulé como Bereiter después de 3 años de formación. Compaginé mi formación profesional trabajando en varios sitios: Estuve casi un año en Holstainer Verband, dos años con Jan Bemelmans, dos años con Johan Zarges, dos años con Gestüt Tannenhof y un año con Andy Van Olst.

Considero que mi estancia en Alemania me forjó como la profesional que soy a día de hoy.

Sabemos que tienes varios caballos de futuro, háblanos de ellos y qué trabajo haces en su día a día

Dispongo de varios caballos jóvenes con un futuro muy prometedor. Tengo la suerte de poder contar con Miguel Noguera y su mujer Ana. Son unos grandes defensores de la doma clásica y de su promoción.  Ellos han apostado fuerte por mí y tenemos varios proyectos, que darán mucho que hablar en los próximos años.

El trabajo diario, como ya sabéis varia con la edad de cada caballo. En mi plantilla dispongo de excelentes colaboradores que me ayudan con los potros, e intentamos cada día trabajarlos a primera hora de la mañana, cuando la actividad en el club es más tranquila. Me gusta que los caballos jóvenes dispongan de grandes ratos sueltos en libertad. La formación tiene que ser como un juego para ellos, y no se les puede exigir más de lo que su edad y físico les permite. He iniciado muchos potros, y cualquier error en esta edad puede ser un problema recurrente en el futuro.

FOTO ARIADNA ALAVREZ

¿Cuántos alumnos tienes en la actualidad y de que niveles?

A día de hoy disponemos junto con Jordi Domingo, de todo un abanico de alumnos. Tenemos desde alumnos que están empezando a competir en competiciones territoriales a alumnos que están corriendo Gran Premio o a punto de debutar en él.

¿Por qué elegiste el Open Sport Club como centro para instalarte?

El Open Sports Club siempre ha sido mi casa. Las primeras clases de doma clásica propiamente dicha las recibí en el Open como alumna. Primero en su escuela base y luego empecé a trabajar con Núria Vilà que en ese momento gestionaba la doma clásica en el Open. Tengo muy buenos recuerdos de ella y fue ella quien me animó más tarde a irme al extranjero.

El Open Sports Club, aparte del cariño que yo le pueda tener, es un gran centro. Está en una situación privilegiada al lado de una gran ciudad como es Barcelona. Las instalaciones son inmejorables y el ambiente de trabajo es muy profesional. Sus instalaciones me ofrecen la posibilidad de trabajar nuestros caballos diariamente sin tener que preocuparme, por si llueve o hace un calor sofocante.

Cuando consideré que mi época en Alemania había llegado a su fin, fue mi primera opción, y la verdad es que enseguida llegamos a un entendimiento con Romà Galimany, gerente del Open

FOTO ARIADNA ALVAREZ

Háblanos sobre el equipo que formas con el jinete olímpico Jordi Domingo y que función tiene él dentro de la infraestructura

Romà Galimany, tenía una estrecha relación de amistad con Jordi Domingo desde hacía muchos años. El Open Sports Club, disponía y dispone de grandes profesionales de la Doma clásica, pero después de que Beatriz Ferrer-Salat se hubiese mudado del Open a su propia finca, había en el centro un interés en tener un jinete de primera línea como es Jordi Domingo. Yo ya conocía a Jordi de sus épocas en el equipo español en las concentraciones en casa de Jan Bemelmans (En esa época era el seleccionador nacional de España), Romà Galimany nos ofreció la posibilidad de realizar un tándem. De esta manera yo estoy a full time en el Open y Jordi asiste varios días a la semana para entrenar a los alumnos más avanzados, a la vez que me ayuda a mi con todos los caballos que están bajo mi entrenamiento. Yo creo que cualquier Jinete de Doma Clásica tiene que ser supervisado o guiado por otro, sino se pierde el mundo de vista muy rápido. Igual que Jordi es mi entrenador, el tiene otro entrenador al cual asiste periódicamente que es Rudolf Zailinguer.

FOTO ARIADNA ALVAREZ

Cualquier jinete que quiera llegar lo más lejos posible intenta rodearse de buenos veterinarios, herradores etc. ¿Con quiénes cuentas tú y por qué?

Como herrero trabajamos con Eduard Marés. Para mi es el mejor. Tenerlo a él es una tranquilidad y nos permite sacar rendimiento a muchos caballos que, sin él, podrían llegar a ser menos funcionales. Estoy muy contenta con él.

Referente a los veterinarios, es como los médicos… ¡Uno no tiene un médico para todo! Hay que recurrir a los especialistas. Trabajamos mucho con el grupo Equihealth, con Pablo Serra, con Marjo van Der Host. o el Dr, Sthill. Siempre según convenga.

A parte de los veterinarios, doy mucha importancia al Fisio. Nuestros caballos son tratados periódicamente por Jose y Joanna de “Dorso Equino”, a la vez que contamos con la colaboración puntual todas les veces que se requiera de Silvia Marti Korff, con sus técnicas de Quiro-terapia craneosacral

Estoy muy satisfecha con los resultados de mis caballos con todo el equipo que empleamos.

FOTO ARIADNA ALVAREZ

Recuerdo el Campeonato de España Absoluto de doma clásica que se celebró en las instalaciones del Open, ¿no os habéis planteado volver a la alta competición en el club?

El Open Sports Club no pretende ser un gran centro para celebrar competiciones. Hoy en día, igual que en el extranjero, las grandes competiciones han quedado en manos de Comités Organizadores que se dedican plenamente a ello. Las hípicas hacen concursos Nacionales e internacionales de forma puntual, pero hay que dejar la competición en manos de los comités especializados en ello. Un club como el Open que está prácticamente lleno no dispone del espacio para organizar grandes eventos sin alterar su funcionamiento diario. Esto no está reñido en que cada año haga un nacional, varios territoriales y algún campeonato de Catalunya.

A mí me gustaría que la sección de Doma del Open, ya sea de mis alumnos o de otros entrenadores, tuviese la capacidad de movilizar a tanta gente como lo hacen los compañeros de salto del Open. No hay ninguna hípica en España que movilice tanta gente de competición como el Open. En doma estamos lejos, pero creo que vamos por el camino correcto.