Entrenando paso a paso: Fase VI

Con todo listo para el regreso a la competición, continuamos reforzando el plan de trabajo adaptado a las necesidades de cada caballo. Prevenir y mejorar de forma natural la hinchazón y el malestar de articulaciones, ligamentos y tendones producidos por el estrés del ejercicio durante el entrenamiento o la competición, mejora la flexibilidad de las extremidades, favoreciendo el bienestar del caballo y optimizando el rendimiento. 

Ahora más que nunca es necesario proteger el aparato locomotor, sin olvidarnos de alcanzar un equilibrio imprescindible entre la potencia del caballo ante el ejercicio a realizar y la templanza, serenidad y control de este para conseguir llevar a cabo un buen ejercicio.

Particularmente, los caballos nerviosos y excitables pueden verse aliviados y favorecidos con la ayuda de algún tipo de apoyo natural que no afecte al rendimiento ni a la capacidad de respuesta durante el trabajo, al no causar somnolencia ni sopor.