Los 5 errores más comunes en la compra de un caballo

0
Foto Ariadna Alvarez

Por @MayaPou

Hace varias semanas que me ronda por la cabeza compartir con vosotros este artículo. Todos los caballos que estoy nombrando en el mismo son caballos reales,con los que he compartido o comparto mi vida a diario. Obvio los nombres por cuestiones personales.

Este artículo se refiere principalmente a caballos y ponis para doma clásica ya que es la disciplina que más conozco y en la que más experiencia tengo , pero la base será la misma para cualquier disciplina.

Escrito con ánimos de ayudar a padres a veces desorientados y muy preocupados por el futuro de sus hijos. Espero que os sirva!


1- COMPRAR UN CABALLO SIN EXPERIENCIA

Cuantas veces habré oído a un papá / mamá esta fatídica frase: “Prefiero comprarle
un caballo jóven a mi hijo (inexperto) porque así le va a durar más tiempo . Si es un
caballo jóven así aprenderá también a domarlo”.

En los oídos de jinetes , amazonas y entrenadores experimentados y conocedores del mundo del caballo esta frase nos chirría en mayúsculas.

Pero dentro del escaso o nulo conocimiento de unos padres recién llegados a esta preciosa disciplina llamada doma clásica es un razonamiento lógico dentro de sus capacidades, de su lógica y de su fomación ecuestre ( que suele ser nula).

Este es el error a mi modo de entender más grave y a la vez desgraciadamente el más común .El mundo del caballo es un mundo muy muy complejo, tanto como animales existen en la capa de la tierra. Hoy me pedían desde el otro lado del charco como podía pedirle piaffé a un caballo que no se movia al enseñarle este ejercicio. Me parece imposible enseñar a distancia sin conocer el caballo, su entrenamiento, su conocimiento, sus aptitudes, sus habilidades y su código dentro del entrenamiento en toda su vida. Imposible a mi modo de ver. Pero mucha gente cree que es posible. También muchos padres creen que sus hijos deben tener caballos jóvenes para alargarles la vida juntos. Cuantas malas experiencias habré vivido cuando se produce esta combinación.

Os contaré la que más me impactó. Hace 15 años nos trajeron un caballo de Pura Raza Española de una buena ganadería con caballos de mucho carácter. Me lo trajeron con 4 o 5 años no me acuerdo bien, pero tenía serios problemas de comportamiento montado. El caballo era y es muy bueno, de trato amable y franco, sin ningún recelo hacia los humanos pie a tierra. Montado era otra osa, se escapaba, huía y se botaba al mínimo movimiento del jinete. No podías quitarte la chaqueta montado porque salia huyendo despavorido al galope sin saber a donde ir.

Intenté entender el comportamiento y únicamente lo pude comprender al explicarme su dueño su historia. Le habían comprado este caballo joven a una chica con algún tipo de discapacidad que ahoa no recuerdo . Durante meses, lo montó pácticamente sin ayuda profesional hasta que el padre con buen criterio buscó ayuda al ver que su hija corría peligro al montarlo. El caballo tenía en ese momento alrededor de 4 años, por tanto no estaba entrenado y no sabía que debía hacer. La chica que lo montaba no tenía ni la habilidad ni la capacidad suficiente para poder entrenar a ese caballo joven.

En ocasiones, mientras lo estaba montando tenía algún ataque y el caballo era incapaz de saber que es lo que estaba pasando ante los gritos de la amazona. El padre al comprarlo no era consciente de lo que estaba haciendo, y os aseguro que lo hizo por el bien de su hija . El resultado en este caso fue terrible. Todavía hoy en día hay que subirse con mucha calma y ser muy suave de trato y de movimientos con él ya que el caballo quedó marcado de por vida. Os aseguro que es un gran caballo!

Un caballo sin experiencia siempre debe ser entrenado por un jinete experimentado.

Esta máxima no hay que olvidarla nunca, porque siempre va a ser una gran realidad. Es muy romántico, pero os aseguro que la combinación niño o jinete sin experiencia más potro no es nunca segura y suele ser además muy peligrosa. Con los niños y los ponis pasa exactamente lo mismo. Los ponis deben ser entrenados por niños más experimentados o por adultos de poco tamaño que puedan entrenar a los ponis el tiempo necesario hasta que prendan la lección. Los niños deben montar con ponis experimentados, que vayan seguros, que puedan aprender lo que los ponis ya saben. Alguno de los dos debe saber para poder enseñar al otro.

Cada día que montas supone una nueva experiencia, toda una aventura por todo lo que puedes encontrarte en las pistas de entrenamiento y de competición, ruidos, otros jinetes que montan, imprevistos cercanos a las pistas, etc. La experiencia de un buen caballo te permitirá aprender a montar y no tener que preocuparte por la actitud de tu equino ante los imprevistos.

Cuántas caídas, cuántos sustos, cuántos accidentes nos hubiéramos ahorrado su se hubiera tenido en cuenta esta máxima.  


2- COMPRAR UN CABALLO DE COMPETICIÓN SIN LA AYUDA DE TU ENTRENADOR

Comprar un caballo sin el visto bueno de un entrenador es correr un riesgo importante. El entrenador conoce las características del caballo que va a necesitar su alumno porque es quien conoce al alumno y sabe las capacidades y caraterísticas del mismo. Dejarse aconsejar por el entrenador es importante para garantizar la seguridad del alumno y el buen progreso del mismo durante su entrenamiento en doma clásica.


3- COMPRAR UN CABALLO TOP PARA UN JINETE QUE ESTÁ EMPEZANDO

A todos nos gusta ver un caballo TOP, y si lo puede montar nuestro hijo muchísimo mejor. Pero este caballo debe ser adecuado a las capacidades del jinete en cada momento de su carrera deportiva. Si el caballo tiene unas capacidades que están muy por encima de las que el jinete es capaz de controlar seguramente empezarán a surgir problemas de entrenamiento y de control. En ocasiones el caballo empieza a funcionar las primeras semanas, pero poco a poco se va dando cuenta del jinete que tiene encima y al estar desequilibradas las capacidades entre jinete y caballo pueden surgir los problemas.

Las capacidades de los jinetes y amazonas van cambiando durante toda la vida en función de las habilidades del jinete, de la implicación en el entrenamiento, de las posibilidades de competir en diferentes categorías de concurso . El jinete debe tener un caballo adecuado a sus capacidades técnicas para poder sacarle su máximo potencial en cada momento. El equilibrio entre los dos es un punto importante a tener en cuenta. Hemos visto a alumnos “esquiar” en las pistas de doma demasiadas veces.


4- NO PASAR UNA REVISIÓN VETERINARIA

La buena salud del caballo que vamos a comprar es imprescindible para que pueda tener una larga vida deportiva. En ocasiones nos podemos “ahorrar” este capítulo, pero debe ser en contadas ocasiones.

Cuando el caballo es muy mayor y tenemos el informe de su vida deportiva y lo compramos a un conocido, una revisión básica de nuestro veterinario de confianza será suficiente. Si el caballo es de más importe deberemos prestar mucha más atención a este punto. Un caballo que no está sano no nos servirá para realizar ninguna actividad con él.

Más que recomendable gastarse el dinero en una exhaustiva revisión veterinaria.

Últimamente se incluyen incluso palcas de dorso y cuello para evitar problema en el futuro, aunque todos sabemos que es imposible garantizar el 100% la salud del caballo en el futuro.


5- RECHAZAR UN CABALLO POR SU EDAD O SU CAPA

George Theodoresku me dijo hace ya muchos años que no hay un buen caballo con un mal color. Y siempre lo recuerdo cuando alguien me dice que no le gusta el color tordo. Básicamente son más difíciles de tener limpios por su capa de color claro. Un caballo mayor, o un poni mayor bien entrenado puede llevar a nuestros hijos donde ningún otro caballo lo podrá llevar. La experiencia es muy importante en el mundo del caballo. En ocasiones las medallas en los Campeonatos de España de Menores las ganan los caballos. Os podría poner ejemplos , pero estoy segura de que muchos de vosotros tendréis ya en estos momentos caballos en vuestras mentes.

Alumnos poco experimentados que con la ayuda de un caballo bien entrenado luce en la pista mucho más que con un caballo con poca experiencia. De nuevo, el entrenador experientado es quien debe valorar si ese caballo es el adecuado para el jinete. No todos los caballos mayores van a ser adecuados a nuestros jinetes. Va a depender del tipo de competición que quieran hacer, de la calidad de los concursos, del nivel técnico del alumno…. existen muchas variables a tener en cuenta. Un caballo mayor que ha competido y tiene experiencia en las pistas, es el perfecto caballo para un principiante. Les da ante todo confianza en el momento de entrenar y competir, seguridad y la experiencia necesaria para que todo fluya con seguridad. Un caballo mayor te permite que el aprendizaje tenga una correcta evolución en cada una de las etapas evitando riesgos innecesarios.

Un caballo maduro, bien entrenado y con experiencia se converirá en el amigo y compañero ideal para vuestros hijos. Podrán disfrutarlo desde el primer momento, y sabrán desenvolverse en cualquier ámbito , ya sea en el día a día o durante la competición. Los caballos jóvenes suelen asustarse, los caballos experimentados nos dan muchas más garantías que caballos sin experiencia a quienes hay que dar confianza para que sigan aprendiendo en cada concurso. Con un caballo o pony bien entrenado y con suficiente experiencia en la pistas de competición vuestros hijos van a aprender de una forma segura, se divertirán mientras aprenden los valores de la competición y van a contar con mucha más seguridad, aprendizaje y diversión en su trayetoria deportiva.


Estos cinco puntos según mi experiencia son los más destacados y los que se repiten más asiduamente. La doma clásica tiene muchos recovecos, y cada caballo es un mundo. El ojo experimentado de un buen entrenador seguro que os va a aportar luz en el momento de comprar un caballo.

Por @mayapou