El día que Nelson Pessoa corrió el Derby de Hickstead con una máquina en su corazón…y ganó

0

Nelson Pessoa es una leyenda viva de la hípica. Entre sus múltiples triunfos, se encuentran tres victorias en el exigente Derby de Hickstead. La última, en 1996, la consiguió unos meses después de sufrir un infarto y con una máquina controlando su corazón.

Nelson Pessoa (1935) es una auténtica leyenda viva de la hípica. En un país como Brasil, donde la equitación era coto cerrado de los militares, Neco se convirtió en el primer civil en representar a su nación.

Cuando tan sólo era un jinete juvenil debutó en el Concurso Internacional de Río de Janeiro y, con menos de 20 años, ganó su primer Gran Premio de CSI (concretamente, en Mar del Plata).

En 1956 debutará en los Juegos Olímpicos de Estocolmo, con apenas 21 años de edad. Tras mudarse a Europa en 1961, seguirá representando a Brasil en las citas más importantes del calendario. En los Juegos de 1964, acabará quinto en la clasificación individual.

Nelson Pessoa sobre “Gran Geste” en los años 60

Dos años después, en 1966, gana el Campeonato de Europa (aunque no consigue hacerse con el título, al conservar la nacionalidad brasileña). En 1967 se proclama subcampeón individual y campeón por equipos en los Juegos Panamericanos.

Pero sin duda Neco fue un jinete de pruebas de un día. Por su espíritu competitivo, destacaba especialmente en los Grandes Premios. A lo largo de su carrera se hizo con más de 150 Grandes Premios Internacionales. Entre ellos destacan los 7 Derbies de Hamburgo (ningún jinete ha conseguido igualar o superar esta marca), tres de ellos de manera consecutiva con su inigualable “Vivaldi”. Llegó a disputar 6 finales de Copa del Mundo, quedando segundo en dos ocasiones (1984 y 1991).

Pero quizá la prueba más difícil para Neco Pessoa fue aquel Derby de Hickstead de 1996. Aunque Hicksted es una de las pruebas más complicadas del calendario, Pessoa ya sabía lo que era ganar en el verde británico, tras hacerse con la prueba en 1963 y 1965.

Pessoa y “Gran Geste” conquistando el CHIO de Aachen

En el otoño de 1995, mientras Rodrigo Pessoa (campeón olímpico individual en Atenas 2004 con el mítico “Baloubet du Rouet” e hijo de Nelson Pessoa) ganaba el oro por equipos en los Juegos Panamericanos, Neco sufría un infarto. 

Los Juegos Olímpicos de Atlanta’96 llegarían para Nelson Pessoa en plena recuperación, por lo que decide colgar las botas momentáneamente y actuar como jefe de equipo del combinado brasileño. Los jinetes de la americana verde lograrán un hito histórico al hacerse con el bronce. Sobre aquella gesta Neco bromeaba: “mi médico dice que si he sobrevivido a estos Juegos Olímpicos podré aguantar, al menos, 10 años más”.

Aunque la salud del jinete brasileño era todavía precaria, Neco no sabía vivir sin montar. Además, en sus cuadras descansaba “Vivaldi”, uno de los caballos más importante de aquella época. Apenas dos o tres semanas antes del famoso derby de Hickstead, Nelson vuelve a montar. Aunque Hickstead son palabras mayores, el jinete brasileño era consciente de que, a sus 19 años, el hijo del PSI “Imperius” no duraría muchas temporadas más en la élite y decide darle una última oportunidad para grabar su nombre en esta prueba.

Neco y su hijo, Rodrigo Pessoa | Fuente. Gustavo Mirabal

A los ya famosos obstáculos de Hickstead (sus casi 2 kilómetros de recorrido, el desnivel de 3,2m, la doble banqueta, el Cornishman, el Devil’s Dyke…) Nelson Pessoa debía sumar uno más: sus pulsaciones no debían pasar, en ningún momento, de 180. Para controlar su débil corazón, Neco salió a pista con un monitor cardíaco. Pessoa y el mítico “Vivaldi” cometieron una falta, finalizando la prueba con 4 puntos. Sin embargo, nadie se acercó al veterano binomio y, de ese modo, Nelson Pessoa no sólo hacía historia al hacerse, de nuevo y 30 años después, con el famoso Derby de Hickstead sino por conseguirlo, además, con un monitor cardíaco escondido en su ropa.

“Intenté montar y controlar todo lo que hacía. Pero tenía miedo. Al final lo pude llevar bien. Fue un momento muy especial en mi vida y en mi carrera deportiva.” rememoraba el mítico Neco Pessoa sobre el que fuera, probablemente, su recorrido más difícil.

Neco y “Vivaldi” tras hacer historia en Hickstead | Fuente: Horse&Hound