Esta mañana tanto en la pagina web de la familia Rothenberger y en las RRSS de Sönke podíamos leer unas desgarradoras pero a la vez agradecidas palabras.

Gonnelien, la madre de la familia, lo primero que quería agradecer es la infinidad de muestras de cariño, de colaboración que han recibido por todos sitios. La familia Linsenhoff se ofreció para que pudieran trasladar todos sus caballos de competición a sus instalaciones y de ese modo tener a todos los caballos juntos ya que de un principio fueron colocando caballos en casa de los vecinos para poderles salvar la vida.

Los Rothenberger viven en las mismas instalaciones. Gracias a eso pudieron salvar la vida a la gran mayoría de sus caballos, pero en estos momentos siguen si agua ni luz. El tema de la luz lo han solucionado con un generador, pero el agua tardará días en que vuelva a funcionar; mientras usan su camión para poderse duchar e ir al baño.

La pesadilla de Sanneke y Sönke

Instagram @semmie_rothenberger

Para nosotros lo más duro de todas las declaraciones que hace la familia, es que tanto Sönke como Sanneke se reprochan a si mismos que no hayan sido capaces de salvar todas las vidas. Sus noches se convierten en pesadillas y les vienen a la mente una y otra vez las mismas imágenes.

Ellos no eran realmente conscientes cuando empezaron a sacar caballos de las cuadras que todo ardería a esa velocidad. Pero al tener el heno y la viruta encima del techo de los boxes fue todo a la velocidad de la luz. Los chicos a duras penas veían nada, no eran capaces de reconocer a sus propios caballos debido a la cantidad de humo que estaban inhalando y las cenizas.

Los caballos nos demuestran una y otra vez que cuando confían en nosotros se tirarían por un puente si se lo pidiéramos. Sönke como pudo abrió la puerta de COSMO, decimos como pudo, ya que estaba tan caliente ya el pasador que a duras penas podía hacerlo, sin cabezada y solo usando la voz, Sönke avanzaba y sentía el aliento de COSMO justo detrás de él, como si supiera que la única manera de poder salvar su vida, era siguiendo a su compañero.

Presente y futuro

Instagram @soenke_rothenberger

Todos los días visitan los 4 caballos que siguen ingresados en la clínica, algunos de ellos en estado muy critico. Ya han empezado a trabajar los caballos que trasladaron a las cuadras de la familia Linsenhoff y por lo que parece están todos bien y con ganas de seguir adelante.

Podríamos seguir explicando más anécdotas que ellos mismos cuentan, pero nos gustaría quedarnos con que a pesar de la gran desgracia que están viviendo, están bien, no pueden estar más agradecidos a vecinos, sponsors, amigos, familiares… por todo el apoyo recibido.

Desde aquí, mucho animo y seguir luchando por lo que un día fue vuestro sueño, una forma de vida y que esperamos que muy pronto vuelva a serlo.