Pablo Hermoso de Mendoza pudo vivir el día de hoy una jornada muy especial. Lejos de la vorágine que representa su temporada taurina, el jinete se tomó un respiro y se acercó a la localidad de San Pedro Benito Juárez, Atlixco, Puebla, situada en la ladera del volcán Popocatépetl. El motivo no era otro que la inauguración, o más bien, reinauguración de dos capillas sitas en esta pequeña localidad poblana: San José y la Purísima Concepción.

Ambas capillas acusaron el efecto del sismo que sufrió esta región el 19 de septiembre de 2.017 y que afectó sobremanera al Patrimonio Cultural de México y quedaron seriamente dañadas.

El rejoneador navarro, ante esta situación que dejaba sin templo de reunión y de culto a muchas pequeñas localidades, acordó con el Fideicomiso Fuerza México la donación de tres millones de pesos (más de 130.000€) para restaurar este patrimonio y así colaborar con la rehabilitación de pequeños templos.

A menos de un año vista de aquel donativo, el propio Pablo Hermoso de Mendoza, junto con Arturo Balandrano, Director de Sitios y Monumentos de la Secretaria de Cultura; Valeria Valero Pie, Coordinadora Nacional de Monumentos; Salvador Camarena Rosales, Director de Apoyo Técnico de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos; Ximena Suarez Coiso, Directora General del Fideicomiso Fuerza México; entre otras autoridades, han podido dar por finalizadas las obras en  estos don templos de San José y de la Purísima Concepción, quedando reinauguradas ambas capillas y por lo tanto, los habitantes de San Pedro B.J., en gran número presentes, podrán volver a visitar y a orar en dichos lugares.

La mañana comenzó con unas palabras en boca de autoridades y del propio Pablo, quien emocionado por el recibimiento de la gente dijo sentirse satisfecho por la aportación realizada, pero que era él quien estaba más agradecido a los vecinos por el recibimiento que tuvo. Después se cortó la cinta que daba por restaurada la capilla de San José, se pasó a bendecir la misma por el Párroco local, Ambrosio Guzmán y por el enviado del arzobispado, Pablo Rosas.

Una vez terminado este primer acto, la comitiva, con los vecinos detrás, “peregrinaron” hasta la capilla de la Purísima Concepción donde repitieron el protocolo.

A lo largo de la jornada se pudo ver a un Hermoso de Mendoza muy emocionado con la respuesta de la humilde gente de San Pedro Benito Juárez, con quienes departió, se fotografió e incluso acabó degustando unos tacos en plena calle.