Sabiduría. Humildad. Severo lo dio todo. No quiso dejar nada en el tintero. No miró el reloj. No dijo que no a nada.

Quiero transmitir la verdad de la Doma. No hay un secreto que no os quiera dar. El secreto para ganar cuatro Campeonatos del Mundo es contar con caballos buenos, que no os engañen“.

Jesús Martínez, gerente de AMTUNA, lo consiguió. Más de 2 años le ha llevado que consiguiera un hueco en su calendario, pero “ha valido la pena“.

La respuesta de jinetes y aficionados fue rotunda. En 12 horas se completaron las plazas a caballo y se llegaron a juntar en la grada del CECYL cerca de 200 personas que no quisieron perderse el primer clínic que el olímpico Severo Jurado daba en España.

En un momento del clínic, Severo contó sus inicios fuera de nuestro país. “Mi padre está ahí y lo sabe bien” dijo Severo señalando al público y todos se giraron mientras él orgulloso saludaba tímidamente.

Severo contaba que “hubo un momento en Holanda en que toda la teoría se resumía en que me dijeran bien o mal. Así que montaba como yo creía para que las cosas estuviesen bien, pero no había una indicación técnica“.

Desde Algámitas se desplazaron dos coches con parte de su familia. Su padre, su madre y su hermana al frente de la expedición, para estar con él estos dos días. Severo se ha convertido en uno de los mejores jinetes del mundo de esta disciplina, pero sigue siendo el chico que se fue de su país cargado de ilusiones.

En cualquier descanso jinetes y aficionados se acercaban al Olímpico para hacerse fotos, consultarle problemas concretos que tenían con sus caballos o incluso enseñarle vídeos para pedirle su opinión. Severo no dijo que no a nada.

En uno de esos momentos, su padre le presentó a un joven de 18 años que no era capaz de aguantarle la mirada. El padre del joven le contó a Severo que su niño quiere dedicarse a esto y que quiere ir fuera a montar. Severo le dijo que intercambiaran teléfonos y que así podrían hablarlo; el joven con cara de incredulidad le preguntó si le daba él su número o al revés, no se lo creía.

José Carlos Castillo, también se acercó a escuchar las indicaciones del que fue su alumno cuando comenzaba en la Escuela de Ronda; allá por los años 2006-2009.

Contó que los caballos que son de la misma línea de orígenes suelen presentar siempre los mismos problemas entre ellos. “¿Quien es su padre?” preguntaba a uno de los jinetes; casualmente Severo trabajó con él cuando se desbravó y explicó que el semental tenía habilidad para caerse, “pero era un excelente caballo” repetía varias veces mientras el público se reía desde la grada.

Yolanda Rama fue la única juez nacional de Doma entre los oyentes; la vasca ha dejado de juzgar hace poco para dedicarse a su nuevo proyecto, Gallery Horse, una plataforma online de compra-venta de caballos. Entre los oyentes estuvo también Jonatan Peña, Campeón de España de Doma Vaquera en 2017.

Terminó la Masterclass diciendo que “la Doma se adorna mucho con tonterías y se dan clínics y se dan clases y se monta adornando mucho lo que no debería ser, habría que ir más a la verdad. Yo quiero seguir aprendiendo, quiero seguir discutiendo con cualquiera de vosotros que tenga una duda, que piense que eso no es perfecto, porque yo busco lo perfecto y ese es mi trabajo día a día“.

Dalia Saliamonas tampoco se perdió la cita. La que fue directora y fundadora del Festival de Doma Clásica durante 9 ediciones hasta su desaparición en 2015, nos contaba que venía de Equitana, donde ha podido ver clases de Jessica von Bredow-Werndl, Benjamin Werndl, Dorothee Schnieder o Isabell Werth. “Severo ha estado a la altura de todos ellos, es encantador, cercano y fácil de entender“.

Jinetes de toda España han acudido con sus caballos como Antonio Verdejo, Ángel Ortega, Ivan Zapata, Jennifer Barreto, Antonio Ferreira, Candela Aalvik, María Velasco, Jesús Sánchez, Alfonso Gormaz, Cristina Khamidoulin o el jinete de doma adaptada Alejandro Nande.

Ojalá podamos volver a tenerle pronto en España. Mientras tanto, seguiremos celebrando sus éxitos. ¡Gracias Severo!