Alvaro Domecq de nuevo en la Real Escuela

0

Más de dos décadas después de su precipitada salida de la Real Escuela de Arte Escuestre, a la que creó en 1973 y llevó a la cúspide, Álvaro Domecq Romero ha vuelto a la institución. Lo ha hecho hace escasamente un par de semanas desempeñando labores de director técnico honorífico.

La institución, tras el cambio de gobierno en la Junta, se encuentra en stand by a la espera de que el nuevo equipo autonómico designe a la persona que se pondrá al frente de la dirección, un cargo que todavía ostenta el jerezano Juan Carlos Camas. En la actualidad, la Fundación pertenece a la Consejería de Turismo, cuya cabeza visible es el sanluqueño Juan Marín, número 1 de Ciudadanos en Andalucía

i

La Vuelta de Don Álvaro o Alvarito, como muchas personas le conocen dentro de la ciudad y sobre todo del mundo del caballo, ha levantado expectación en el seno de esta institución, forjada y desarrollada por él desde 1973, de hecho, según fuentes consultadas por este Diario, su trabajo, marcado siempre por la seriedad y la constancia profesional, ya se ha hecho notar entre el personal de la Real Escuela, llegando a primera hora de la mañana y marcando determinadas directrices, siempre desde el aspecto técnico.

Desde su salida en 1996, Álvaro Domecq Romero siempre ha reconocido públicamente su deseo de volver al Recreo de las Cadenas cada vez que se le ha preguntado por ello. Desde la lejanía siempre se ha mantenido al tanto de todo lo que acontecía en dicha institución, cuya línea, tal y como ha confesado más de una vez, no coincidía con su punto de vista. “Cuando yo estaba en la Escuela había cuarenta trabajadores; ahora creo que hay ciento cuarenta”, aludía en 2010 tras preguntársele por la situación financiera de la institución.

En el año 2000, en una entrevista publicada en este Diario el 17 de diciembre, el jinete admitía sobre la posibilidad de volver algún día que: “Hombre, ¿por qué no? Si eso ha sido y es mi vida, he nacido a base de un trabajo agotador. Tenga en cuenta que alquilé una carpa en Jerez que duró diez años; que llegué hasta el extranjero llevando a los caballos de la Escuela a sitios donde no han llegado los demás”.

La misma opinión la expresaba dos años después, tras la celebración de los Juegos Ecuestres Mundiales en Jerez. “Espero que los políticos cambien de manera de pensar, porque yo siempre estaré pendiente de volver”, afirmaba en una entrevista publicada en Diario de Jerez el 3 de noviembre de 2002.

Del mismo modo, siempre ha criticado las directrices que se estaban siguiendo en la Real Escuela desde su salida. “Las tengo escrita en la pared de mi picadero para que no se me olvide. Hay una que dice: En equitación, si hace algo mal, páralo y comienza de nuevo. Yo creo que la Escuela debe reflexionar, ver mi época y verla que hay ahora, y parar, porque hay cosas que no pueden seguir así”, decía en 2002.

La posibilidad de regresar a la institución ha estado siempre presente, pero nunca se ha llegado a consumar. La última ocasión en la que su nombre volvió a sonar con fuerza sucedió en 2010, coincidiendo con la crisis económica que afectó a la Fundación, una posibilidad, no obstante, que se descartó tajantemente por parte de la Junta.

Curiosamente, en aquella ocasión, Álvaro Domecq reconoció su predisposición a regresar, eso sí, expresando una Serie de condicionantes, entre ellos, el de ocupar su anterior posición como director técnico. “Yo no voy a discutir por una cuestión económica, ahora, si yo vuelvo tendría que ser como antes…”, explicó en otro artículo

La Vuelta de ‘Alvarito’ coincide con el regreso de otra institución dentro del caballo en la Escuela Española de Equitación de Viena, el austríaco Johann Riegler, que ha sido contratado también como director técnico. Riegler está considerado como uno de los mejores entrenadores de Doma Clásica a nivel mundial.Álvaro Domecq, durante la pasada gala del 8 de marzo.

Nota prensa : Diario de Jerez