Nacido en Andújar, Jaén, Alberto Martínez Bracero es uno de los fotógrafos que encontramos habitualmente junto a las pistas de competición, siempre con una gran sonrisa y acompañado de Leticia, su mujer desde verano de 2017 y con quien comparte profesión desde 2013.

El amor por su trabajo y su ojo privilegiado hace que sus fotografías transmitan emociones.

Aquí os dejamos su entrevista.


¿De dónde y cuándo viene tu pasión por la fotografía?

Antes de nada quería agradeceros por esta entrevista, para mí es un placer contestar estas preguntas para los seguidores de Horselife.

Mi pasión por la fotografía viene desde el primer año de carrera. Soy licenciado en Bellas Artes y cuando me tocó elegir asignaturas, ví una que era “Fotografía Analógica”.

En ese momento me llamó la atención y quise probar, ahí empezó todo. El primer contacto con la cámara y el revelado en el laboratorio fueron los primeros pasos que me llevan hasta donde estamos ahora.

A día de hoy también doy clases de fotografía analógica en una escuela de fotografía aquí en Granada, eso me sigue manteniendo en contacto con “la fotografía” que me atrapó hace tantos años.

YUCATÁN DE RAMOS | © Alberto Martínez Bracero

¿Desde cuándo lo consideras tu profesión?

Desde que empecé a vivir de ello. Llevo más de 12 años haciendo fotos y desde el primer día que cogí una cámara no he dejado de hacer fotos nunca.

Hará unos 6 años aproximadamente que empezamos de forma profesional. Leticia y yo empezamos a mediados del 2013 haciendo fotos y vendiéndolas en concursos de todas las disciplinas ecuestres.

Hoy en día seguimos haciendo lo mismo, ahora de forma nacional e internacional. Seguimos aprendiendo de cada concurso y disfrutando como el primer día.

ROMERO DE TRUJILLO | © Alberto Martínez Bracero

Sabemos que tu familia cría y que siempre ha tenido caballos, ¿que implicación tienes tu con la yeguada? ¿Ha influido en que te decantaras por fotografiar caballos?

Si que ha influido, yo he montado a caballo desde que era muy pequeño y mi hermano igual. Siempre hemos estado relacionados con caballos, él ahora es jinete y yo fotógrafo ecuestre.

En cuanto a la ganadería, para mí es una suerte poder compartir una de las cosas que más me gusta con mi padre y mi hermano.


¿Tienes algún fotógrafo o artista de referencia que te haya servido para inspirarte?

Henri Cartier-Bresson y muchos fotógrafos más de su época fueron mis primeros referentes. Siempre me ha gustado mucho la fotografía documental y este fotógrafo es uno de los principales nombres del fotorreportaje.

Cuando empecé a hacer fotos, me podía pasar horas en la biblioteca mirando libros de estos fotógrafos, principalmente de fotografía en blanco y negro.

© Alberto Martínez Bracero

¿Qué es lo que más te gusta fotografiar?

Me gusta fotografiar. Principalmente me encantan los caballos y es lo que más me gusta fotografiar. Pero más allá de eso, me apasiona la fotografía, y cualquier “excusa” para hacer fotos siempre es buena.

A parte de la fotografía, ¿hay alguna otra pasión o afición que te llame la atención?

Si claro, sobre todo el deporte y el cine.

© Alberto Martínez Bracero

Estás impartiendo curos de fotografía en varios lugares de España, como por ejemplo en Equimur. ¿Cómo surge la idea y qué intentas inculcar en ellos?

Bueno la idea surge principalmente de la organización. Ya lo habíamos hecho anteriormente en Sicab y les pareció interesante ofrecer un curso de fotografía como actividad paralela a la feria.

En el curso hablaremos sobre la fotografía de concursos enfocada a varias disciplinas y también veremos varios trucos y recursos para fotografiar caballos.

Además de teoría también tendremos prácticas con caballos durante ese día del curso. Sobre todo les contaré mi experiencia como fotógrafo ecuestre e intentaré resolver todas las dudas que tengan.


¿Crees que cualquier persona que se lo proponga puede llegar a ser un buen fotógrafo? ¿O es importante tener un ojo especial para esta profesión?

Si. Es como todo, si te gusta y trabajas mucho puedes llegar hasta donde te propongas.

Un fotógrafo no sólo se compone de un buen ojo, hay muchas cualidades que pueden hacer de un fotógrafo, un buen fotógrafo.

© Alberto Martínez Bracero

Teniendo delante fotografías de varios fotógrafos, pero del mismo caballo y en el mismo concurso, ¿sabrías identificar cuál es la tuya? ¿Crees que reconocerías cuál es cuál del resto de tus compañeros?

Creo que llega un momento donde cada fotógrafo tiene su estilo más o menos marcado, y donde es fácil reconocer quien ha hecho esa foto.

Muchas veces estamos varios fotógrafos en el mismo lugar fotografiando a un caballo o en un concursos, y cuando ven las fotos todas son distintas. Cada una tiene “ese toque” especial de la persona que la ha hecho.


Hace poco veíamos en Facebook que una fotografía tuya ilustraba la portada de un disco. Cuéntanos como surge algo así.

Internet, como todo, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Hay veces donde las redes sociales te abren puertas que no esperas.

Uno de los miembros del grupo me escribió comentándome que les gustaría que algunas de mis fotos estuvieran en la portada y contraportada de su nuevo disco.


¿Hay algún sitio curioso dónde se puedan ver tus trabajos?

“Curiosos” no sé jeje. Que yo conozca, hay fotos nuestras en varios bares y restaurantes; publicaciones en revistas; y como en esta ocasión, en discos de música.


¿Cuál sería tu sueño?

Seguir mucho tiempo disfrutando de este trabajo y de las oportunidades que me brinda.

Para mí es una gran suerte poder trabajar de lo que más me gusta y con la persona que más me gusta; creo que que lo único que puedo pedir es que eso me dure muchos años más.

Alberto Martínez Bracero